Cuidado y diligencia: nuestra tradición