image184

Cirugía bucal

Cirugías bucales más comunes:

​La cirugía más común es la extracción de los terceros molares más conocidos como “Muelas del juicio”, estos molares erupcionan entre los 17 y 25 años de edad, estudios antropológicos demuestran que los terceros molares erupcionan para compensar el desgaste de los dientes anteriores. Pero debido a la evolución del ser humano, la dieta moderna al ser más suave y refinada no provoca el desgaste que sufrían nuestros antepasados y como resultado no existe espacio para las muelas del juicio.



Procedimiento para extraer las “Muelas del juicio”:

​​La mayoría de las extracciones de estos dientes los realiza el Cirujano Maxilo-Facial en el consultorio dental con anestesia local, la extensión del procedimiento depende de la posición del diente, el grado de retención y el desarrollo de sus raíces. Después de lograr una adecuada anestesia se hace una incisión en la encía adyacente a la posición de la muela del juicio que será extraída, dependiendo del grado de retención será el hueso que se necesitará ser removido, una vez terminada la cirugía se colocan unos puntos de sutura reabsorbible, la zona de extracción se debe revisar a los 8 días posteriores para verificar la cicatrización.


Qué es un diente retenido:

​​Se considera a un diente retenido (algunos los llaman impactados), cuando no existe el espacio suficiente para su acomodo dentro del arco dental, un diente puede estar parcialmente retenido (impactado) cuando esta cubierto parcialmente con encía y está completamente retenido cuando toda la estructura dental se encuentra dentro del hueso y encía.

Existen muchos problemas generados por el tipo de retención en los dientes, los terceros molares o “muelas del juicio” que están parcialmente retenidos provocan que la encía alrededor se inflame e irrite lo que se manifiesta con un dolor agudo que abarca los tejidos adyacentes al lado afectado. También suele ocurrir que se quede alimento atorado entre ese molar y el de adelante provocando caries en ambos dientes que en un caso extremo pudieran llegar a perderse los dos molares.

Por otra parte es probable que la presión que ejercen las “muelas del juicio” durante su erupción puedan afectar la armonía en la alineación en los arcos dentales.

Cuando los terceros molares se encuentran totalmente retenidos (impactados) el saco que rodea la corona se puede llenar de liquido lo que se conoce como quiste, si esta lesión  aumenta de tamaño puede dañar el hueso de mandíbula y los dientes  adyacentes, si el quiste no es tratado a tiempo se puede formar un tumor que puede evolucionar fuera de sus paredes, entonces se requerirá un procedimiento quirúrgico más grande para ser eliminado.